Foros de alopecia. Bienvenidos a la jungla
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Una buena parte de los pacientes varones que consultan por alopecia en Santander vienen con información obtenida de Internet. Lógicamente, hay en Internet información solvente, pero también existen unos peculiares ecosistemas informativos de éxito, los foros de alopecia. Adentrarse en ellos resulta una experiencia sobrecogedora de la que uno sale aturdido por la colisión de consejos bienintencionados, variopintas opiniones y experiencias apocalípticas. Una selva en la que se busca y se ofrece información y ayuda, y en la que las preguntas de los desesperados sirven para el lucimiento de doctos opinadores y demás alimañas selváticas.

Este ecosistema agreste recuerda aquello que decía Dante en el comienzo del primer canto del infierno: “En medio del camino de nuestra vida me encontré por una selva oscura” (I, vv. 1-2). En los tiempos de Dante se consideraba que hacia los 30 años uno estaba en la mitad de la vida, y ese canto es una alegoría en la que él cae en la selva oscura de la crisis y los errores de la mediana edad. Aunque la mitad de la vida actualmente es más tarde, algo no ha cambiado: antes de los 30 muchos varones experimentan el avance de la alopecia. Son estos veinteañeros los que caen en la tenebrosa jungla de los foros de alopecia.

Pongo a continuación una muestra que resume lo que digo, y que si no es real, está bien “trovata”. Como cantaban los Guns N` Roses: Bienvenidos a la jungla:

Foros alopecia 1

 

Foros alopecia 2

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Sobre Dr Valentín De Benito

Trabajar en lo que me gusta es un privilegio del que soy consciente. Una coherencia guía mi trayectoria profesional en la dedicación a las enfermedades de la piel. Trayecto que en el ejercicio médico me ha conducido por actividades y lugares diversos, pero unidos en el territorio cutáneo. En esta página web y en su blog el dermatólogo reúne contenidos de interés, de lo epidérmico a lo más interno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *